8.11.04

Taxidermistartistas



Increíbleble. Uno tiene la imagen de un taxidermista como alguien con pinta de abuelo y un ríctus de carnicero en el entrecejo, vestido de bata blanca y que escucha la COPE. Pero tras ver genialidades hellraiserianas como estas, o estas o aquellas, por no hablar de la cantidad de seres metidos en formol que se puede encontrar en esta web, cortesía de la Minnesota Association of Rogue Taxidermists, uno rompe con los tópicos y se hace una camiseta con esto.