10.8.11

Juego; Trauma

















"Trauma" es un fascinante juego de Krystian Majewski que utiliza los procesos de la fotografía digital para crear una navegación ingeniosa y sorprendente. El juego reconstruye los recuerdos de una mujer que ha sufrido un accidente de tráfico.

2 comentarios:

Alba Diethelm dijo...

Fan. Me lo guardo para jugarlo con calma.

Lolailo_Lá dijo...

pugnio, acabo de ver su entrevista esa de los espaguetis con yogur y lo de los crios y el dibujo me ha recordado a esta cita; un saludo

Un candidato posible para la [creatividad no-neurótica] podría ser el arte infantil. Hace muchos años vi tal expresión artística cuando trabajaba en un jardín infantil Montessori alternativo para niños de tres años, quienes aún no habían sido afectados por demasiada represión. (…) Como ayudantes o consejeros, se nos instruía no poner jamás a los niños en el aprieto de preguntarles qué estaban pintando o construyendo, y en realidad ellos no demostraban ni la más mínima ansiedad sobre lo que estaban realizando. Era un placer observar su júbilo al sumirse en su “trabajo”. Mirando hacia atrás, no podría llamarlo arte mayor, pero ciertamente no era compulsivo ni plagado de conflictos. Para mejor o para peor, no había Van Goghs en ese jardín. (…). Lo que deseo argumentar es que la [creatividad no-neurótica] constituye un modo de expresión que abarca a casi todo el arte medieval, el arte de las culturas no-occidentales y el arte de las sociedades tradicionales. Se aproxima a lo que llamamos artesanía, en contraposición al arte como tal. Como resultado, pone agudamente de relieve la creatividad del mundo occidental post-renacentista, ya que involucra una sicodinámica enteramente diferente a la de la [creatividad neurótica]. La creatividad moderna ([creatividad neurótica]) debería ser vista por lo que es: un fenómeno local, y bastante reciente por lo demás, que organiza la energía corporal en forma peculiar. Al hacerlo produce un modo de expresión tremendamente poderoso y localizado, pero, yo argüiría, extremadamente empobrecedor, tanto para el individuo como para la cultura en general. Y dado que es reciente y localizado, es posible alegar que el proceso creativo mismo tiene una historia y que gran parte de la vida somática de una civilización puede sernos revelada basándonos en su forma de expresión creativa.

—Morris Berman en “Cuerpo y espíritu”